( 593 2 ) 396 8100     info@adelca.com
¿Cómo controlar la ansiedad y los ataques de pánico?
2019-06-03

La ansiedad es una emoción que todo el mundo experimenta ante una situación de incertidumbre y amenaza. Prepara a la persona para escenarios que pueden tener un resultado negativo. El problema viene cuando se convierte en patológica y se manifiesta en un grado demasiado intenso y con gran frecuencia. Lejos de ayudar a adaptarse, bloquea al individuo y le lleva a un resultado peor del deseado, comprometiendo su salud física y mental.

 

¿Cómo puede evitarse/tratarse?

 

  1. Informarse de qué es la ansiedad y cuáles son sus síntomas

 

El primer paso para recuperarse es saber qué está pasando y darse cuenta de los síntomas. Taquicardias, sudor, aumento de la temperatura, dificultad para dormir, molestias digestivas, etc., son algunos de ellos. Después descubrir los factores causantes del problema.

 

  1. Reinterpretar el problema

 

La ansiedad provoca que la persona anticipe consecuencias muy negativas, por si llegasen a producirse. En este caso, se debe:

 

  •  Razonar si la posibilidad de que ocurra lo peor es tan grande.
  •  Preguntarse: “si ocurriese lo peor ¿realmente sería tan grave?”.
  •  Poner atención en los problemas sólo cuando se puede hacer algo. “Cuando no hay nada que hacer, hay que seguir la vida normal y atender otras cosas”.

 

  1. Desviar la atención del problema

 

Cuando hay ansiedad la atención está continuamente enfocada al problema, no dejamos de pensar en lo que nos preocupa. Se debe aprender a relajarse, a no centrar su atención todo el rato en el problema. Estar en alerta, pero también descansar y guardar recursos cuando no se puede hacer nada.

 

Para lograrlo hay que:

 

  •  Obligarse a pensar en otra cosa.
  •  Obligar a hacer algo diferente para distraerse.

 

  1. Interpretar los problemas como un desafío, no como una amenaza.

 

Esto permite afrontar la situación con motivación, dejando de lado la preocupación.







  1. Técnicas de relajación

 

También ayudan las técnicas de relajación (muscular progresiva, respiración, imaginación, entre otros). Con ellas se reduce la activación fisiológica, se sueltan los músculos, etc.

 

¿Qué hacer ante un ataque de ansiedad o pánico?

 

Cuando una persona sufre un ataque de pánico, la ansiedad se descontrola, pierde el control y se asusta ante ese descontrol.

 

El sistema nervioso autónomo se dispara y hay que tranquilizarlo transmitiendo la sensación de que no hay peligro, que no hay una situación extrema y que lo que sucede no es grave. Al cambiar el foco de la atención y la importancia que le damos a los síntomas del ataque de pánico, estos disminuyen.

 

La mejor forma de lograr esto es:

 

  •  Hacer y pensar en otra cosa.
  •  Cambiar de tema de conversación.
  •  Ponerse a trabajar en algo.
  •  Realizar cualquier actividad que permita no darle importancia a los síntomas que está teniendo.
  •  En vez de hiperventilar, respirar más lentamente.

 

Cláusulas de privacidad